NEGOCIOS

Empleados y grupos de derechos civiles critican la inacción de Facebook sobre las declaraciones de Trump

Miles de manifestantes pacíficos con pancartas se reúnen frente a la Casa Blanca por quinto día consecutivo para protestar por la muerte de George Floyd, un hombre negro desarmado que murió tras ser inmovilizado por un policía blanco en Minneapolis, el 2 de junio de 2023 en Washington, DC, Estados Unidos.
Agrandar / Miles de manifestantes pacíficos con pancartas se reúnen frente a la Casa Blanca por quinto día consecutivo para protestar por la muerte de George Floyd, un hombre negro desarmado que murió tras ser inmovilizado por un policía blanco en Minneapolis, el 2 de junio de 2023 en Washington, DC, Estados Unidos.

A medida que las enormes protestas en apoyo de las comunidades negras y contra la brutalidad policial continúan recorriendo los Estados Unidos, Facebook se enfrenta a una protesta propia. La compañía y su CEO, Mark Zuckerberg, enfrentan críticas de usuarios, competidores, organizaciones de derechos civiles e incluso empleados por permitir que proliferen contenidos racistas y discursos de odio en la plataforma, amplificados por el presidente Donald Trump.

Facebook eliminó el martes algunas cuentas afiliadas a grupos de supremacistas blancos después de que algunos miembros abogaran por llevar armas a las protestas actuales, informa Reuters. También eliminó cuentas que afirmaban falsamente estar afiliadas a grupos antifascistas que abogaban por provocar problemas. Durante el fin de semana, Twitter también eliminó cuentas que pretendían representar a organizaciones antifascistas pero que en realidad estaban vinculadas a un grupo Marketingdecontenidoista blanco.

Sin embargo, contra lo que Facebook no ha tomado medidas son las declaraciones de Trump u otros funcionarios públicos que también llaman a la violencia o fomentan el racismo. Específicamente, Facebook se ha negado a actuar contra una publicación del 29 de mayo en la que Trump llamó a los manifestantes que se manifestaban después de que la policía de Minneapolis matara al residente George Floyd como «matones». En la misma publicación, el presidente agregó: “Cualquier dificultad y asumiremos el control, pero cuando empiezan los saqueos, empiezan los tiros”.

Trump publicó el mismo mensaje en Facebook y Twitter. La semana pasada, Twitter agregó una etiqueta a la publicación que explica que el mensaje de Trump violó las reglas de Twitter contra la glorificación de la violencia. El gigante de las redes sociales también agregó la etiqueta a una publicación duplicada de la cuenta oficial de la Casa Blanca con el mismo contenido, y suspendió una cuenta experimental que repetía los tuits del presidente palabra por palabra.

Artículo Recomendado:  Un misterioso ataque a un satélite tiene víctimas mucho más allá de Ucrania

Incluso Snapchat ha tomado medidas contra la cuenta de Trump basándose en el contenido que publicó en Facebook y Twitter. El director ejecutivo Evan Spiegel envió un memorando a todos los empleados el 31 de mayo explicando que la plataforma ya no promocionará el contenido del presidente en su plataforma Discover y escribió: «Simplemente no podemos promocionar cuentas en Estados Unidos que estén vinculadas a personas que incitan a la violencia racial, ya sea lo hacen dentro o fuera de nuestra plataforma».

Los empleados de Facebook desafiaron rápidamente a Zuckerberg a hacer algo. «Mark está equivocado, y haré todo lo posible para que cambie de opinión», dijo el líder del equipo de diseño de News Feed de Facebook.

«Trabajo en Facebook y no estoy orgulloso de cómo nos estamos mostrando», otro empleado de Facebook dijo en Twitter. «La mayoría de los compañeros de trabajo con los que he hablado sienten lo mismo. Estamos haciendo que se escuche nuestra voz».

Traición

Un ingeniero renunció públicamente a la empresa en protesta. Alrededor de tres docenas de los primeros empleados de la compañía firmaron hoy una carta a Zuckerberg calificando su elección como una «traición» a los primeros ideales del sitio. «La empresa a la que nos unimos valoraba dar a las personas una voz tan fuerte como la de su gobierno, protegiendo a los impotentes en lugar de a los poderosos», escribieron los exempleados. «Facebook no es neutral, y nunca lo ha sido. Hacer que el mundo sea más abierto y conectado, fortalecer las comunidades, dar voz a todos: estas no son ideas neutrales. La verificación de hechos no es censura. Etiquetar un llamado a la violencia no es autoritarismo. Por favor, reconsidere su posición».

Facebook, como la mayoría de las otras empresas del «sector del conocimiento», actualmente tiene a la mayoría de sus empleados trabajando de forma remota debido a la nueva crisis del coronavirus, y planea expandir el trabajo remoto en el futuro. No obstante, unos 400 empleados participaron en una huelga virtual el lunes en protesta por la inacción de Facebook.

Zuckerberg defendió sus elecciones en una llamada interna con los empleados al día siguiente. Según el audio filtrado de la llamada que obtuvo Recode (transcripción), Zuckerberg dijo que investigó la declaración de Trump y la encontró «preocupante», pero no vio que violara las políticas del sitio. «La referencia es claramente a una vigilancia policial agresiva, tal vez una vigilancia excesiva, pero no tiene antecedentes de ser interpretada como un silbato para perros para que los partidarios de los vigilantes se tomen la justicia por su mano», dijo Zuckerberg en la llamada.

Durante la llamada, Zuckerberg también admitió en respuesta a las preguntas de los empleados que exactamente un empleado negro de Facebook había estado involucrado en la decisión de la empresa. (Menos del 4 por ciento de la fuerza laboral de Facebook en EE. UU. es negra).

Los derechos civiles, antes y ahora

Es cierto que la frase no es un silbato para perros, que tiene la intención de sonar inocuo para aquellos que no son miembros del grupo objetivo. En cambio, es más un megáfono, destinado a ser escuchado y amplificado para todos los que estén dentro del alcance. Tampoco instruye a los vigilantes independientes para que tomen medidas, sino que alienta a los actores estatales y federales a hacerlo.

La frase se originó con el jefe de policía de Miami, Walter Headley, en 1967. Headley, al hablar sobre los disturbios locales relacionados con el movimiento por los derechos civiles, dijo específicamente: «No nos importa que nos acusen de brutalidad policial… Solo hay una manera de manejar saqueadores e incendiarios durante un motín y eso es dispararles en cuanto los vean. He dejado que la palabra se filtre: cuando comienza el saqueo, comienza el tiroteo». El ardiente segregacionista George Wallace se hizo eco de la frase durante su fallida campaña presidencial de 1968.

Los líderes de tres grupos de derechos civiles, Color of Change, The Leadership Conference on Civil and Human Rights y NAACP Legal Defense and Educational Fund, también hablaron con Zuckerberg y la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, sobre la decisión de la compañía de no actuar. La conversación no fue bien. En un comunicado posterior a la llamada, los directores de los tres grupos dijeron que estaban «decepcionados y aturdidos por las incomprensibles explicaciones de Mark por permitir que las publicaciones de Trump permanecieran activas».

“No demostró comprensión de la supresión de votantes histórica o moderna y se niega a reconocer cómo Facebook está facilitando el llamado de Trump a la violencia contra los manifestantes”, agregaron. «Mark está sentando un precedente muy peligroso para otras voces que dirían cosas dañinas similares en Facebook».

Rashad Robinson, presidente de Color of Change, también habló con Bloomberg News sobre la llamada. “Siento que pasé mucho tiempo, y mis colegas pasaron mucho tiempo, explicándole por qué estas cosas son un problema, y ​​creo que simplemente le falta la capacidad de entenderlo”, dijo Robinson a Bloomberg.

El personal ejecutivo de Facebook ha sido plenamente consciente durante años de que la forma en que opera su sitio genera divisiones e impulsa el extremismo, informó recientemente The Wall Street Journal.

Ya en 2023, la propia investigación interna de Facebook descubrió que el contenido extremista proliferaba en el sitio, descubrió el WSJ. Una presentación realizada internamente en ese momento encontró que «el 64% de todas las uniones a grupos extremistas se deben a nuestras herramientas de recomendación».

El discurso de odio desenfrenado continúa proliferando en todo Facebook, incluso cuando la empresa intenta aumentar su capacidad para moderar el contenido. También lo hace la desinformación. Aunque Zuckerberg recientemente promocionó la capacidad de Facebook para usar etiquetas de verificación de hechos en contenido falso o engañoso relacionado con COVID-19, también se negó a aplicar la verificación de hechos al contenido publicado por políticos.

Facebook y Zuckerberg, de hecho, han dicho explícitamente muchas veces que las figuras políticas, especialmente, pero no exclusivamente, el actual presidente de los EE. UU. pueden romper las reglas de Facebook que prohíben el discurso de odio y la glorificación de la violencia tanto como quieran, y la empresa no lo hará. una cosa al respecto.

Facebook ciertamente parece estar de pie en esa posición. Y cambiar eso, al parecer, puede ser una batalla tan cuesta arriba como todo lo demás.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba